jueves, 5 de noviembre de 2009

El bolso omnipresente

Cuando hace dos años llevé a la graduación mi pseudo-Chanel 2.55, hubo chicas que se burlaron de su estilo anticuado, otras muchas me dijeron que su madre tenía uno muy parecido y sólo una me dijo que era precioso. Para gustos los colores, eso es lo de siempre, pero aunque era de esperar que pronto llegara a las calles por las múltiples versiones que se habían visto en varias pasarelas (y no sólo en Chanel), no me imaginaba ni de lejos la obsesión actual. Porque sí, comprobado que es una fiebre.
Resulta que el famoso bolso con 30 años de antigüedad, con la piel desgastadita como a mí me gusta, tuvo un desgraciado final: me atracaron a la salida de una discoteca y se lo llevaron con todo su contenido (la anécdota en sí y su posterior denuncia a la policía dan para un post bastante interesante). Sabía que no me costaría encontrar uno parecido y que en el fondo estaba ya destrozado, pero le tenía mucho cariño. El caso es que unas semanas después me acerqué al centro comercial de mi zona a ver qué encontraba. Iba con las ideas muy claras: bolsos con cadena negro de piel acolchada. ¡Y madre mía que si encontré! Que sí, que sabía que se llevaban, pero es que en Zara no había un solo bolso de asa larga que no estuviese inspirado en el 2.55, ya fuese por la piel acolchada, el cierre, la forma o la cadena. Y en Massimo Dutti, y en Mango, y en Accesorize... Y te das una vuelta por marcas más exquisitas y más de lo mismo (especial atención al de Sonia Rykiel ¡me tiene enamorada!).

De Zara, en piel sintética metalizada.

De Sonia Rykiel, en ante y con cierre joya.


Varios metalizados, de Carolina Herrera.


Al final, entre las muchas opciones elegí uno de Zara sencillo, que puediese usar a diario y, lo más tractivo, en piel y por tan sólo 20€. El problema era que era tan sencillo que rozaba la sosería y tenía unas cintas a modo de cierre que no me gustaban nada (odio el estilo étnico-folklórico, a pesar de que pueda parecer lo contrario por el título del blog, que ya sabéis que tiene otra historia). Al final las corté y puse en su lugar unos botones comprados en Pontejos (que por cierto una visita me vino genial para inspirar mi vena diseñadora). He aquí el resultado (sé que no se ve con gran intensidad, ya sabéis que yo no he nacido para fotógrafa).


Pero lo que convierte en especial la influencia del 2.55, es su presencia no sólo en bolsos, sino en múltiples accesorios y prendas de ropa. Vi una chaqueta cuya marca no recerdo con la famosa cadenita en las solapas, y aplicada también a una diadema de Oysho (preciosa para las que os queden bien, que no es mi caso) y a un cinturón de Pull and Bear al que no pude resistirme.


Y llevaba yo un tiempo dándole vueltas a cómo adaptar el vestido de la graduación de mi hermana a un look un poco más fiestero, cuando estos dos accesorios casi corren hacia él. Añadid al conjunto unas medias negras, moño sencillo, y abrigo largo rojo. ¡Me encanta!

Vestido/Dress: H&M. Botines/ankle boots: Zara (antiguos/old)). Bolso/bag: Zara (adaptado/DIY). Cinturón/belt: Pull and Bear

En defintiva, que sé que la moda es así, que cuando una tendencia pisa fuerte está por todas partes y que puede irse tan pronto como vino, pero aun así me hizo gracia "el ataque de los Chanel 2.55". Y bueno, llevo usando ya mi tiempo el famoso bolso de mi madre que no quiero ni pensar en dónde ha acabado, y tengo intención de darle un buen y larguísimo uso a su heredero.

7 comentarios:

  1. la mayoría de las personas que están a nuestro alrededor ignoran por completo la procedencia y las historia de las cosas que llevamos... y a la final ellos son solo eso ignorantes!

    beso!

    ResponderEliminar
  2. Iamtheangelnegro: es verdad que hasta que una prenda pasa totalmente a la calle tiene una historia detrás. Y en este caso es bien larga. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. chanel can do no wrong! and cute dress.

    ResponderEliminar
  4. Hannah: It's a classic, and a classic always works.

    ResponderEliminar
  5. No me extraña nada tu anecdota en la graduacion, me paso algo parecido con los pantalones pitillos, pero que se le va a hacer si somos trendys (y ademas guapos,jajajaja)

    Un beso enorme, me alegro por tu vuelta!!

    ResponderEliminar
  6. chema: lo que son las modas, que de repente te hacen ascos que te alaban como una "trend-setter"; pero bueno, cada loco con su tema. Lo cierto es que todavía no he vuelto definitivamente, tengo ciertos problemillas informáticos ¡que espero que se arreglen de una vez! Muchas gracias por pasarte de todos modos. ¡Un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...